inssieme

El otro lado de assieme

Archivo para actitud

La vida es actitud, la empleabilidad también

Recientemente tuve la oportunidad de participar, gracias a la UCH-CEU, en el curso de la Universidad de Verano sobre emprendedurismo, el CEU Emprende. Esta participación fue posible por el relato que os presento a continuación y que resultó ganador en un concurso propuesto por la universidad para asistir al curso 🙂 Estoy muy agradecida porque la experiencia fue genial. Y me ha apetecido compartir aquí mi texto, que espero que os guste:

“Mi nombre es Mireya Pinazo, soy Responsable de Comunicación en Assieme, Imagen de Empresa y trabajo mi empleabilidad diariamente, sin descanso y con un 90% de motivación en el peor de los días, superando el 100% el resto de ellos.

Llegué a Assieme antes de la temida y laaaaaaaaaarga crisis, y al poquito de estar aquí, se abrió la tierra a nivel internacional y todos empezamos a tambalearnos, y así seguimos. La opción era sencilla: rendirse o seguir, y eso de rendirme nunca se me dio demasiado bien. Así que seguí en Assieme, y no fue fácil (y sigue sin serlo). No es fácil no saber si el mes que viene irá bien, si el cliente que debe dinero desde hace meses pagará o seguirá sin coger el teléfono, si el presupuesto deberemos rebajarlo una vez más… lo que sí es fácil es venir a trabajar sabiendo que será un día magnífico. Porque para mí la empleabilidad no empieza en el trabajo, ni cuando envías un CV, ni cuando tienes una reunión, ni cuando alcanzas un objetivo tras otro. La empleabilidad empieza antes de salir de casa, cuando te levantas de la cama y agradeces que ha llegado un día nuevo, todo un día para poder llenarlo de experiencias. Empieza cuando sonríes mirándote al espejo sabiendo que ese día vas a triunfar. Cuando te vistes con ese vestido que te queda tan bien y te hace sentir segura, y te pones esas sandalias de tacón con las que te ves tan guapa (siendo precavida y llevando una sandalia plana en el bolso, claro, je je). Así, sales de casa sabiendo que hagas lo que hagas, estará bien hecho, porque no puedes tener más ganas ni más fe en lo que haces, en quién eres y en dónde puedes llegar. La vida es actitud; la empleabilidad, también.

Actualmente estoy en un momento profesional que no cambiaría por épocas anteriores, en las que tenía más seguridad laboral, pero menos autonomía, menos experiencia y unas ganas de crecer, eso sí, intactas como hoy. Sé que estoy en el camino correcto, agradecida de todo lo que aprendo de compañeros, colaboradores, otros profesionales con los que coincido en ponencias y congresos, clientes, proveedores, etc. Porque para ser grande, además de uno mismo, los demás juegan un papel imprescindible, ayudándonos a crecer y a ser mejores personas y profesionales. Creo de corazón que esta crisis (moral y social, no sólo económica) nos ha dado la oportunidad de reencontrarnos con nuestro lado más humano, de luchar por nuestros sueños pero no contra nadie, sino al lado de otras personas que comparten esos mismos ideales y nos apoyan. La empleabilidad engloba para mí el trabajo en equipo, la generosidad, el compartir conocimientos, la ilusión, el respeto y, por supuesto, el trabajo bien hecho.

 ¡Y en eso andamos!

Gracias por esta oportunidad y por motivarnos con retos así.”

Cuestión de actitud

Hoy escribo en nuestro blog como excepción, a nivel personal, porque quiero contar algo que puede que ayude a quien se encuentre en una situación similar a la que me encontraba yo hace ahora exactamente 1 año cuando tuve que decidir entre arriesgar o dejarme arrastrar hacia la nada.
La cuestión es: Si predicen marejada para 10 años pero tú tienes que cruzar el mar porque la comida está al otro lado ¿qué haces? Te quedas sentado en la playa esperando a que pase, aunque sabes que morirás seguro, o cruzas y te arriesgas porque puede que se equivoquen y cambie el tiempo, o quizá eres un gran marino y no lo sabes…
Cuando empezó la crisis a hacer temblar la tierra y acabó resquebrajando medio mundo, me planteé ¿qué hago? ¿Me voy a casa, me meto en la cama y me tapo la cabeza hasta el 2018?, o lo que es lo mismo, ¿me quedo sentada en la playa esperando a que amaine el temporal? ¿o por el contrario, arriesgo, me reinvento y salto al vacío de esta incertidumbre? Os imaginaréis qué es lo que hicimos claro… Pues aunque suena raro, sé que no lo es, porque me consta que hay mucha más gente que le ha optado por esto, apostar y arriesgar. Y es que es curioso, pero esta crisis, lejos de desmotivarnos en Assieme, ha surtido el efecto contrario, ha conseguido que saquemos lo mejor de cada uno de nosotros ¿cómo? No lo sé, supongo que somos de aquellos que ante las dificultades se crecen, con una gran capacidad de resistencia, y un ego bajito, que nos permite adaptarnos sin sufrimiento.
A pesar de ser la peor época que me ha tocado vivir a nivel económico, es sin duda, la que a nivel personal, mayores satisfacciones me está dando. Nunca había disfrutado tanto con mi trabajo como ahora, nunca había tenido tan claro lo lejos que se puede llegar cuando uno realmente acepta el reto y ejecuta con hechos, nunca habría podido imaginar cuánto tenemos aletargado en nuestro interior desaprovechándose, nunca pensé tampoco qué grandes podemos ser individualmente cuando nos apoyamos en equipo.
Mi consejo: Asume lo que hay, escruta lo que tienes, desecha lo que ya no vale y rescata lo que tienes guardado y tapado porque creías que nunca te iba a hacer falta, quizá ahora te venga muy bien, y si no, busca, porque en algún rincón hay algo que te puede servir. Revisa tu estrategia, y puesto que esta palabra viene de la jerga militar, quizá sea el momento de cambiar obuses o morteros, por cañones, (o al revés, quien sabe). Por cierto, yo tenía un obús @toni_ficada y un cañón @Patricia_Sotos, con la mitad de su potencial echándose a perder. Ambos tienen una misma meta pero cada uno dispara de una manera y juntos alcanzaremos todos los objetivos.
Gracias compañeras, amigas, socias… sin vosotras nada sería igual. Gracias maldita crisis por haber despertado nuestro espíritu de superación.